15.1.07

Vencido

Aurelio se dio cuenta que no habíá vuelta atrás, ahora era todo un colombiano. Ya tenía su propio desplazado viviendo en su cabeza.

1 comentario:

Dianis dijo...

Creo que todos tenemos un desplazado en nuestras cabezas, pero lo importante es saber encontrar un sitio donde no permitamos que nos atropellen, un sitio donde podamos ser cada quien...

Felicidades excelente blog!

Abrazos desde Loja, Ecuador